Dominio de Emociones, el reto de la humanidad

Posted by J Daniel Romo on lunes, julio 05, 2010 with 1 comment
Hace unas semanas publicamos una presentación con generalidades de la inteligencia emocional, fue la segunda presentación colocada en este blog y ha sido muy interesante el número de personas que han accesado a ella.

¿Porqué es más fácil aprender a manejar lo que está fuera que lo que está dentro?
Ya lo dice el dicho: "es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio".
Hace unos años un colega mencionó que carácter era ser siempre como eres cuando nadie te ve. Congruencia es lo que falta en el comportamiento humano.
En el libro de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, Covey define la proactividad como: “No Significa sólo tomar la iniciativa. Significa que, como seres humanos, somos responsables de nuestras propias vidas. Nuestra conducta es una función de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones. Podemos subordinar los sentimientos a los valores. Tenemos la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan”.
Es claro pues, que el asumir la responsabilidad al 100% de nuestras acciones no es algo que la mayoría de las personas estén dispuestas a asumir. Es más fácil culpar a los demás de lo que nos pasa, de lo que hacemos, de lo que decidimos, incluso de lo que pasa por nuestra mente. Es más cómodo. Es menos doloroso.
Se dice que todo lo que te pasa, te lo has buscado, ya sea consciente o inconscientemente. UF! eso es escalofriante.
Lo que es un hecho es que cada persona tiene la capacidad de tomar sus decisiones: lo que piensa, lo que dice, lo que calla, lo que hace, lo que no hace, lo que siente y la forma de reaccionar ante esos sentimientos.
Nadie puede hacerlo por otro, se puede influir, se puede mostrar, se puede lastimar, pero es la otra persona la que decide qué hacer con todo eso.
Ser líder empieza por uno mismo, si no se es capaz de liderar las decisiones propias ¿cómo se puede ser un líder capaz de tomar decisiones que guien a otros?
La actitud positiva es una decisión, nunca una condición.

Un ejemplo de vida es este video de uno de mis alumnos del Conalep.