Mucho trabajo ¿productivo?

Posted by J Daniel Romo on martes, abril 12, 2011 with No comments
Esta semana la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publica el informe anual de estadísticas sociales, en donde resalta el lugar de México como el país que más trabaja (con paga y sin paga).

En el mismo informe se resalta también que México es el país que tiene mayor proporción de pobres en su población.

Ante esta paradoja (mucho trabajo, poca riqueza) surgen varias reflexiones obligadas. En este espacio nos enfocaremos en el sentido de la productividad.

Ser productivo, implica el aprovechamiento máximo de todos los recursos (tiempo, dinero, materiales, tecnología, esfuerzo, etc.) para obtener los mejores resultados. Desafortunadamente el enfoque de la productividad se centra sólamente en gastar menos y ganar más. Este enfoque hace que aspectos de bienestar humano, organizacional y hasta ambiental, se dejen de lado.

Por otra parte, la visión de corto plazo afecta de manera absoluta la conciencia de productividad mediano y largo plazo. a continuación algunos ejemplos:
  • Se desprecia dedicar tiempo a la adquisición de conocimientos que permitan automatizar tareas rutinarias. La función de correspondencia de MS Office es desconocida, o no es utilizada al menos,  por la mayoría de las secretarias.
  • Se menosprecia la documentación de un procedimiento que permita la repetición de una actividad con calidad y a la primera. Incluso las instrucciones son dejadas de lado y hasta que "nos atoramos" buscamos la solución en ellas.
  • Trabajar más horas del tiempo de la jornada es un acto de lealtad y compromiso, no un indicador de falta de productividad.
Podríamos seguir mencionando ejemplos y casos, pero estamos seguros que cada uno podrá agregar experiencias personales a la lista.

Eli Goldratt, mencionó en un programa de formación a ejecutivos "La organización productiva practica el síndrome del correcaminos: cuando tiene que correr, corre al máximo, pero cuando no se requiere, está quieto, nutriéndose, preparándose para la próxima carrera".

Es muy común que en las organizaciones se busque tener "ocupado" al personal. En más de una ocasión he presenciado escenas en los que los jefes reclaman la falta de "movimiento" en una oficina, taller o cualquier lugar de trabajo. Mi abuelo decía "mucho ruido y pocas nueces", esa frase refleja lo que sucede en muchas organizaciones.


También es muy común experimentar la resistencia para aplicar soluciones tecnológicas a muchas tareas repetitivas en las implementaciones de nuevos métodos de trabajo.
Hacer un alto para preparar a una organización para cuando se requiera que corra, es una decisión dolorosa y casi imposible para muchos jefes que prefieren despedir personal y volverlo a contratar más adelante.

Ser productivos no significa trabajar mucho: Lograr mejores resultados día a día, en menor tiempo, menos gasto, con menos desperdicio y, sobre todo, con menor esfuerzo, es lo que nos hará más productivos.