7 mil millones de seres humanos

Posted by J Daniel Romo on domingo, octubre 30, 2011 with No comments

Con un peso de 2,5 kilos, Danica Mae Camacho fue entregada a su madre poco antes de la medianoche del 30 de octubre en Manila, Filipinas. Se une al resto del mundo como el ser humano 7 mil millones. Al alumbramiento –en el Hospital Fabella- asistió la coordinadora residente de la ONU, Jacqui Badcock, así como el secretario de Salud filipino, Enrique Ona. 

En poco más de 50 años la población Mundial ha pasado de 3mil a 7mil millones.



1800: 1 mil millones
1927: 2 mil millones
1960: 3 mil millones
1974: 4 mil millones
1987: 5 mil millones
1999: 6 mil millones
2011: 7 mil millones
2050: 10.6 mil millones
2100: 15 mil millones


En el informe "Estado de la Población Mundial 2011" del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) se consideran las tendencias —las dinámicas— que definen nuestro mundo de 7,000 millones y se presenta lo que muchas personas están haciendo en sus propias comunidades, en diversos países cuyas circunstancias son enormemente diferentes, a fin de lograr lo mejor posible en nuestro mundo de 7,000 millones.
Algunas tendencias son notables: hoy hay en el mundo 893 millones de personas mayores de 60 años. Al promediar este siglo, esa cantidad llegará a 2.400 millones. Actualmente, una de cada 10 personas vive en una ciudad, pero dentro de solamente 35 años vivirán en ciudades dos de cada tres personas. Las personas menores de 25 años ya constituyen el 43% de la población mundial y en algunos países llegan hasta un 60%.

El informe ofrece una instantánea de la manera en que China, Egipto, Etiopía, Finlandia, la India, México, Mozambique, Nigeria y la ex República Yugoslava de Macedonia enfrentan diversos problemas demográficos, desde el envejecimiento de las poblaciones hasta las altas tasas de fecundidad y desde la urbanización hasta el surgimiento de cuantiosas generaciones de jóvenes. De esos países, algunos tienen altas tasas de fecundidad y en otros las tasas son tan bajas que los gobiernos ya están considerando maneras de promover el crecimiento de sus poblaciones. Algunos países, donde hay escasez de mano obra, cubren las vacantes con trabajadores migratorios, mientras otros refuerzan sus economías con las remesas enviadas por sus ciudadanos que trabajan en el extranjero. Y, mientras algunos países atraen a grandes cantidades de personas hacia megaciudades en expansión donde hay abundancia de empleo y el costo de la vida es alto, otros experimentan olas de migración desde los centros urbanos hacia zonas periurbanas, donde el costo de la vida puede ser más bajo pero tal vez escaseen los servicios básicos y el empleo.




Profundice en este interesante informe

El hito de los 7.000 millones va acompañado de éxitos, reveses y paradojas. Si bien en promedio las mujeres tienen menor cantidad de hijos que en el decenio de 1960, nuestras cantidades siguen aumentando. A escala mundial, hay más personas jóvenes —y más personas ancianas— que nunca antes. En algunos de los países más pobres, las altas tasas de fecundidad perjudican el desarrollo y perpetúan la pobreza, mientras que en algunos de los países más ricos, las bajas tasas de fecundidad y las pocas cantidades de personas que ingresan en el mercado del empleo suscitan inquietud acerca de las perspectivas de crecimiento económico sostenido y de la viabilidad de los sistemas de seguridad social. Al mismo tiempo que la escasez de mano de obra amenaza asfixiar a las economías de algunos países industrializados, en los países en desarrollo las personas desempleadas que tienen intenciones de emigrar comprueban que van en aumento la cantidad de fronteras nacionales que se les cierran y el nivel de especialización que deben ofrecer. Y aun cuando hay adelantos en cuanto a reducir la extrema pobreza, casi en todos los países se está agrandando la brecha entre los ricos y los pobres.

Se estima que la gran mayoría de los adolescentes ya son sexualmente activos antes de cumplir los 18 años de edad. En el caso de América Latina y El Caribe, alrededor del 65% de los adolescentes no usaron protección anticonceptiva en su primera relación sexual.
Cada año dan a luz 16 millones de adolescentes en el mundo. El 90% de estos embarazos ocurre en países en desarrollo. En los países de América Latina y el Caribe, se estima que el porcentaje de embarazos no planificados varía entre 25% y 50%.
Cabe resaltar que estos niveles son más altos que los estimados para países como la India, Indonesia y Pakistán.
La mortalidad materna es la expresión más clara de las desigualdades que aún persisten entre las regiones y los países del mundo, así como entre las entidades y los municipios dentro de un mismo país. A nivel mundial, cada año mueren más de 536,000 mujeres por causas relacionadas con el embarazo y el parto. Cabe subrayar que las complicaciones del embarazo son la mayor causa de muerte entre las mujeres de 15 a 19 años en países en desarrollo.
Un reto de gran magnitud es hacer posible que las mujeres posterguen la edad al primer embarazo. El logro de este reto implicaría salvar muchas vidas. Una mujer adolescente tiene el doble de probabilidades de morir debido al embarazo o el parto, que una mujer mayor de 20 años. Para las menores de 15 años, el riesgo de morir es 5 veces mayor que en mujeres adultas.

En México, uno de cada 5 habitantes es adolescente (19.5%), si se suma la población joven (de 20 a 24 años de edad), el porcentaje asciende al 28 por ciento.
Con base en la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2009, se sabe que:
a) la proporción de mujeres jóvenes que tienen una vida sexual activa ha aumentado de una de cada cinco en 1987 a menos de una de cada tres en 2009;
b) seis de cada 10 adolescentes no hacen uso de ningún método anticonceptivo en su primer encuentro sexual;
c) la edad promedio al uso del primer método anticonceptivo generalmente es posterior al primer hijo;
d) uno de cada cuatro embarazos entre las adolescentes no fue planeado;
e) uno de cada diez embarazos no fue deseado;
f) los mayores niveles de demanda insatisfecha se ubican en la población adolescente en comparación con todos los grupos de edad y con el total nacional (24.6% entre las adolescentes unidas y 9.8% del total nacional; 14.7% entre las adolescentes sexualmente activas y 6.6% del total nacional).




Un mundo que se torna gris


Toda descripción de la ancianidad en un mundo de 7.000 millones de personas es necesariamente caleidoscópica y refleja los múltiples imperativos culturales, factores sociales, niveles de desarrollo y recursos disponibles que definen a un país o a una sociedad.
Cada país —rico o pobre, industrializado o todavía en desarrollo— tiene una población que está envejeciendo en alguna medida. Cuando los jóvenes de hoy vayan avanzando hacia la edad madura y más adelante, la población de ancianos aumentará más rápidamente que ningún otro sector de la población mundial hasta al menos 2050, según un informe publicado en 2009 por la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, World Population Ageing 1950-2050.
Ya se ha reconocido en general que se trata de un problema de gran magnitud en materia de políticas. En los países de ingreso mediano y de ingreso bajo también están aumentando lentamente
los porcentajes de población de más de 60 años, de más de 70 años, e incluso en algunos casos, de más de 80 años.
A lo largo de seis decenios, los cambios en las estructuras demográficas nacionales indican que si bien en la mayoría de los países desarrollados la esperanza de vida al nacer aumentó en 11 años entre 1950 y 2010, los adelantos fueron mucho mayores en las regiones en que el desarrollo está
mas retrasado, donde en el mismo período la esperanza de vida aumentó en 26 años. En los países menos adelantados, el aumento fue de 19,5 años. Cabe tener presente que el punto de partida en los países más desarrollados era de una mayor esperanza de vida, de modo que había menos margen para mejorar; pero esto no va en detrimento de los enormes adelantos logrados en el mundo en desarrollo, a medida que fue aumentando la cantidad de personas que se beneficiaban con adelantos médicos para salvar y prolongar vidas, especialmente de lactantes y niños.
Hay sustanciales diferencias entre distintos países en lo que respecta a la manera en que planifican para el envejecimiento de las poblaciones y a los servicios que ofrecen los gobiernos.
Cada vez más se espera de las organizaciones no gubernamentales, las comunidades, los filántropos
y las entidades del sector privado que complementen las acciones gubernamentales para el cuidado de los ancianos, satisfaciendo no solamente sus necesidades materiales más básicas, sino también sus necesidades emocionales, psicológicas, sociales e incluso tecnológicas.

Para China, el país del mundo con población más numerosa (hasta que la India pase a ser el país más populoso hacia 2025), las cuestiones que enfrenta al echar una mirada hacia el futuro se subrayan en un estudio que realizó la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, Naciones Unidas, en el que hay cuatro constataciones principales a nivel mundial: El envejecimiento de la población no tiene precedentes. El envejecimiento de la población está generalizado en todo el mundo. El envejecimiento de la población es profundo. El envejecimiento de la población persiste.
Con respecto a esa última cuestión, la División de Población comprobó que la proporción mundial de personas mayores de 60 años, que era 8% en 1950, aumentó hasta 11% en 2009 y, según las proyecciones, llegará a 22% para 2050. “A escala mundial, la población de ancianos está aumentando a razón del 2,6% anual, tasa considerablemente más acelerada que la de aumento de la población en su conjunto.


Profundice en el informe y de seguimiento al crecimiento de la población mundial en la página Oficial de la UNFPA: http://www.unfpa.org.mx/index.php