jueves, noviembre 17, 2016

La nueva revolución industrial: Industria 4.0

Estamos por terminar el año y es bueno empezar a visualizar el futuro en vísperas de la planeación del año siguiente.
La tecnología ocupa un lugar fundamental en el desarrollo económico y en la transformación social; por esta razón, dedicamos este espacio para reflexionar el impacto en la industria y lo que ha sido denominado como la Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0.

La idea de Industria 4.0 surgió en Alemania en 2011 para designar al conjunto de tecnologías y procesos de producción que comienzan a perfilar lo que será la industria del futuro. La digitalización y la automatización de las unidades productivas están dando lugar a las “fábricas inteligentes”, o “ciberfábricas”. Estos nuevos procesos de producción se sirven de tecnologías relacionadas con el Big Data, el “Internet de las Cosas“, la realidad aumentada, los sistemas ciberfísicoso la robótica colaborativa y son el punto de partida para la llamada 4ª Revolución Industrial. Se abre así un nuevo marco económico y social que dará lugar a enormes cambios a medio plazo en los hábitos de consumo, la productividad, la energía y la formación.

Esta nueva revolución industrial, está afectando de manera significativa los procesos productivos y, por consecuencia, los empleos tradicionales. Pensar en el futuro no puede hacerse con los pies en el pasado; debemos dar un salto cuántico y empezar a vislumbrar las implicaciones que la tecnología provocará en el medio en el que nos desenvolvemos.

Para entender el origen y evolución de la nueva revolución industrial, te compartimos un par de videos.



¿Estás preparado para afrontar el futuro?

miércoles, noviembre 02, 2016

¿Estás preparado para el 2017? será un año de "diez"

Con la cercanía del fin de año, el momento plantear escenarios para el año que se avecina se convierte en una prioridad estratégica.


El 2017 presentará retos en todos los ámbitos productivos, económicos, políticos y sociales ¿están preparados tú y tu organización para enfrentarlos?
Desarrollar el equilibrio entre Pensar y Ejecutar, es una práctica de gestión fundamental para la efectividad.

En COVIRE, deseamos que el 2017 sea un año de diez (2+0+1+7) para quienes nos honran con su visita en nuestros espacios de comunicación en la red de redes.

martes, agosto 16, 2016

GRIT ¿El secreto del éxito?

La psicóloga Angela Duckworth, autora del superventas Grit: The power of passion and perseverance (Grit: El poder de la pasión y la perseverancia), presenta un nuevo método para ayudarte a alcanzar cualquier objetivo. Los principales periódicos de Estados Unidos, revistas especializadas y personalidades como Arianna Huffington y Brad Stevens (entrenador de los Boston Celtics) se han desecho en elogios, tildándolo de “magistral”, “persuasivo” y “de lectura obligada”. 

Duckworth ha puesto de moda el añejo vocablo grit, que podría traducirse como determinación, fuerza de carácter, perseverancia, persistencia, tenacidad… o como ninguna de ellas, porque según ha señalado la autora: “grit suena mejor y tiene las connotaciones que buscaba”.

Aunque su libro acaba de ver la luz, Duckworth ha viajado por todo EEUU con su método, reconocido en el sistema educativo nacional, becado por la prestigiosa fundación MacArthur y viralizado en 2013, gracias a una conferencia TED con más de 8 millones de visitas. Ahora, ha trasladado esa charla a los lectores.

El test para conocer nuestros niveles de grit, está disponible en su web. Su realización es muy sencilla, solo tienes que valorar el grado de identificación con diez afirmaciones distintas, como “los nuevos proyectos me distraen de los anteriores”, “finalizo cualquier cosa que empiezo” y “mis intereses cambian año a año”.


The New York Times simplificó el concepto para su mejor comprensión: “Talento + Esfuerzo = Habilidad. Habilidad + Esfuerzo = Logro”. En otras palabras, “el esfuerzo vale por dos”. Cualquier persona, independientemente de la edad, raza o sexo, puede aprender y desarrollar esta cualidad. La otra, que su método predice el éxito de una manera más fiable que el cociente intelectual. 

El mayor logro de la psicóloga ha sido introducir su método en cientos de centros escolares en todo el país. Pero, ¿cómo despertar esta determinación en tus hijos? En un extracto del libro, Duckworth da la primera clave: “Primero tienes que cuestionarte cuánta pasión y perseverancia pones en tus propios objetivos vitales. Después, pregúntate qué tan probable es que tu estilo de paternidad anime a tu hijo a emularte. Si la respuesta a la primera pregunta es “mucha”, y la respuesta a la segunda es “muy probable”, entonces ya estás educándolos para tener esa determinación”. Los críticos con el sistema impartido por Duckworth alegan que este espíritu puede crear expectativas poco realistas en los niños sobre sus posibles logros futuros, traduciéndose años después en fracasos y frustración.

El éxito del libro ha despertado debates en la sociedad estadounidense sobre su idoneidad y efectividad en los escolares. La teoría de Duckworth fue acusada de clasista y racista, ya que su investigación se llevó a cabo en grupos privilegiados, como universidades de la Ivy League (las más prestigiosas del país), la misma academia West Point o los participantes del Concurso Nacional de Deletreo. Un educador doctorado de la Universidad de Stanford, Ethan Rise, señala que esta “determinación” no debería ser enseñada a los niños con menos recursos, al haberla desarrollado ya previamente por crecer en esas difíciles condiciones. Por otro lado, centrarlo todo en el carácter conlleva el riesgo de ahorrar en recursos educativos para enseñar las habilidades y el conocimiento requerido por esos niños. “Puede volverse peligroso. Si la determinación ofrece el camino al éxito, y se obtiene gracias a perseverar en los malos tiempos, entonces la mejor manera de ayudar a los pobres es asegurarse de que sus vidas siguen siendo complicadas”

¿Tú que opinas?

Fuente: Megía, Carlos. (2016). ‘Grit’ o el ‘cholismo’: el nuevo secreto del éxito es también un fenómeno literario. de EDICIONES EL PAIS, S.L Sitio web: http://smoda.elpais.com/moda/actualidad/grit-secreto-exito-fenomeno-literario-angela-duckworth/

miércoles, julio 27, 2016

Capacitación, Formación, Desarrollo de Talento o Entrenamiento; llámalo como quieras, pero ¡hazlo!

¿Así o más claro?

jueves, julio 21, 2016

Los líderes del futuro se llaman GEFES

En este espacio hemos hablado de la importancia de la Felicidad como factor de alto rendimiento y alcanzar el máximo potencial de las personas (teclea "felicidad" en nuestro buscador de la columna derecha y tendrás acceso a los artículos del tema en todos los espacios de la comunidad COVIRE). 

La persona que se siente feliz, también siente que puede lograr cualquier cosa.
La Felicidad ha dejado de ser una utopía o un deseo, incluso se han creado indicadores que buscan medir objetivamente la felicidad de un país, una organización o una persona. Tal es el caso del Índice del Planeta Feliz.

Es por ello que ahora los jefes y/o líderes de las organizaciones deben aprender a gestionar la felicidad en sus organizaciones (de ahí surge el GEFE o Gestor de la Felicidad).

«Se trata de un ganador y nace de una necesidad humana y empresarial acentuada en los últimos años: es vital mantener la moral alta para crecer y crear algo con valor», explica María Graciani, periodista y autora de «Motivulario», libro basado en la motivación mediante un curioso juego de palabras en el que los «gefes» son protagonistas.

Toda empresa se compone de trabajadores, es decir, de personas. «En ellas radican las diferencias: en su actitud», apunta la joven. Por tanto,la tarea del «gefe» consiste en mejorar, desarrollar e inventar a cada una de las personas que componen la organización porque son la riqueza intangible que les va a permitir obtener la riqueza tangible. «Sólo así se consigue el éxito de la doble AA (de adentro hacia afuera), el de mayor calidad», aclara.

A juzgar por la realidad, la teoría de María Graciani no está desencaminada. Numerosos estudios ponen de manifiesto que el salario ya no es en la actualidad sinónimo de felicidad. Es más, los empleados ahora valoran mucho más un buen ambiente laboralo un buen líder antes que una buena nómina porque el desánimo y el pesimismo cunden en toda compañía.

Transformar esa negra realidad es posible y más teniendo en cuenta que el beneficio que se obtiene repercute positivamente en todos. «Elpositivismo al final acaba imponiéndose pero hay que ponerse a ello -aclara-. El ‘gefe’ es una necesidad humana, empresarial y social. Lo necesitamos. Hemos vivido siglos con jefes y a ninguno nos ha gustado demasiado, especialmente en los últimos tiempos».

¿Cómo ser un «gefe»?

Por suerte, no todo está perdido. «Todos podemos ser ‘gefes’ cuando queramos reinventarnos -señala Graciani-. Una vez tomada esta decisión se creará tan buen CLIMA (CLientes MAravillosos) en la compañía que dará muchos BESOS (BEneficios SOStenibles). Las bondades de estos ‘BESOS’ se conocen desde el 169 a.C. Publio Terencio solía decir que comete un gran error la gente que se cree que la autoridad forjada en el rigor más puro es mejor que la autoridad fundada en el cariño porque este segundo es el que genera respeto y compromiso, con resultados duraderos. Así que ‘gefe’ es líder de RECORD: REconoce cada una de las contribuciones de sus empleados; se implica en COnocerlos en profundidad; demuestra una actitud Resolutiva; y Disfruta con su trabajo».

Por tanto, si el ‘jefe’ quiere sentirse orgulloso de sí mismo y de su equipo, tiene que transformarse en «gefe». Una buena persona (BP) capaz de mostrar agradecimiento hacia todo su equipo. «Ser ambicioso es bueno -recuerda la experta- pero ser avaricioso no. Hay que poner esfuerzo, disciplina y entrega a una VISIÓN, es decir, a una VIda con SIgnificado: pasiÓN».

Recientemente el empresario Dan Price (quien el año pasado rechazó un sueldo de más de un millón de dólares para distribuirlo con sus colaboradores y aumentarles a ellos el sueldo) ha recibido un regalo de parte de sus colaboradores, sin lugar a dudas Dan Price puede ser uno de los primeros GEFES del siglo 21.