domingo, mayo 06, 2018

Yo sí quiero un cambio en México: Menos corrupción y más congruencia

En esta temporada electoral, se ha hablado mucho de la corrupción y no es para menos; la corrupción es la segunda principal preocupación de México (la número uno es la inseguridad y la delincuencia). 

Para algunas personas, las acciones que generan la corrupción son parte de su día a día, incluso la consideran "normal"; es una forma de lidiar y lograr avanzar en el cumplimiento de sus objetivos y metas económicas, personales y profesionales.

Si bien, la corrupción es un "problema de muchos", no hay duda de que México se encuentra en niveles sumamente costosos y dolorosos para la sociedad.

La corrupción cuesta, afecta de manera directa e indirecta el bienestar social, ya que promueve la impunidad y el abuso de poder.
En México la sociedad está enferma de este cáncer llamado corrupción; lo más doloroso es que aquellos que dicen estar dispuestos a luchar en contra de ella, terminan siendo quienes históricamente son los más corruptos.

Incluso las "iniciativas" para enfrentar a la corrupción, terminan siendo una evidencia de la poca disposición de las autoridades para atacar y disminuir este terrible flagelo social.

La corrupción no puede ser enfrentada por aquellos que la causan. Es tiempo de un cambio en México; pero ese cambio debe tener como fundamento la Congruencia.

Entre los políticos aspirantes a un cargo público, no hay muchos que sean congruentes con sus discursos, sus hechos son muestra de que, una cosa es lo que dicen, y otra muy diferente lo que hacen.

Un buen ejemplo de congruencia, es el aspirante a senador por el estado de Jalisco, Pedro Kumamoto. Comparto uno de sus videos como apoyo a su candidatura y como exigencia de que mantenga la congruencia que, hasta ahora, lo distingue del resto de los políticos en México.


Por el bien de México se requiere que, quienes alcancen la posición a la que aspiran, logren la congruencia entre sus alegorías y sus acciones de gobierno. El futuro del país así lo requiere, la sociedad así lo demanda.

Fuente: 

Anatomía de la Corrupción 2a. edición, corregida y aumentada

martes, mayo 01, 2018

Día del trabajo ¿y la productividad?

El primero de mayo se conmemora en México el día del trabajo. Es una celebración paradójica en muchos sentidos. Su antecedente histórico ha perdido significado para las generaciones actuales. Los "defensores" de los derechos laborales carecen de integridad y congruencia.

En esta segunda década del siglo 21 el trabajo se redefine ante las expectativas de bienestar que exigen las nuevas generaciones. En un país como México el trabajo se considera "algo tan malo, que hasta te pagan por hacerlo".

Tal vez lo más crítico sea la falta de enfoque en la productividad.

En México, para las instituciones, y también para muchos empresarios, ejecutivos, jefes y líderes de todo tipo de organizaciones; la productividad es "Hacer más con los mismos recursos". Esta definición tiene varias implicaciones negativas:

  • Se considera a la gente como un recurso, al cual hay que usar, aprovechar, explotar al máximo.
  • Se limita o restringe la renovación de equipo, maquinaria y herramientas de trabajo.
  • El esfuerzo, incluso el desgaste es considerado positivo (en muchas organizaciones, en especial en puestos administrativos se considera un "valor" el que sigan en la organización después de las horas definidas para su jornada laboral).
  • Si trabajas más (hacer más), no necesariamente ganarás más (mismos recursos).
Esta visión miope de la productividad, limita y desmotiva a los miembros de las organizaciones, en especial a los más jóvenes. Esa puede ser la causa de que en México se trabajen muchas horas y el valor generado sea bajo, por no decir mediocre.


La OCDE define a la productividad de manera diferente:
"La productividad consiste en “trabajar de forma más inteligente”, no en “trabajar más intensamente”: refleja la capacidad de producir más mejorando la organización de los factores de producción gracias a nuevas ideas, innovaciones tecnológicas y nuevos modelos de negocio".
 El siglo 21 plantea nuevos retos, la misma OCDE reflexiona al respecto:
"Innovaciones tales como la máquina de vapor, la electricidad, y la digitalización han propiciado cambios radicales en la producción de bienes y servicios, incrementando además los niveles de vida, el bienestar y el tiempo de ocio. Por estos motivos, las diferencias de renta per cápita entre países reflejan principalmente déficits de productividad. Sin embargo, en la última década el aumento de la productividad se ha desacelerado en la mayoría de los países".

En México se requiere un cambio de paradigma respecto al trabajo y la productividad, el futuro depende de ello.

lunes, marzo 19, 2018

¿Cuentas con una estrategia para atraer talento?

Siguiendo con la reflexión acerca de lo que las organizaciones del siglo 21 requieren para atraer y retener talento, te compartimos esta infografía; la cual nos plantea 7 elementos para una estrategia de Employer Branding.

Está claro que esta estrategia te ayudará a atraer el talento, será la congruencia en su aplicación en el día a día de la organiación, lo que hará que la gente perdure.


domingo, marzo 11, 2018

¿Tu empresa es sana para atraer el talento?

Se habla mucho de la rotación del personal como un factor crítico en las organizaciones del siglo 21; lo que no se dice mucho es qué condiciones deben tener esas organizaciones para atraer y retener el talento. Tal vez no se trate de un problema con la gente, sino una falta de salud organizacional que, por sus enfermedades, provoca la salida del talento humano.

Por ello, compartimos una excelente infografía que, seguramente, te hará reflexionar acerca del estado de tu organización.

domingo, febrero 11, 2018

14 de Febrero - San Valentín: Estadísticas del Amor en México

El origen de la celebración del Día de San Valentín, data de la época del Imperio Romano, aproximadamente en el año 270 de nuestra era. En esa época, bajo el reinado del emperador Claudio II, había un sacerdote en Roma llamado Valentín; el emperador prohibió a los jóvenes casarse y vivir en matrimonio porque pensaba que solteros y sin familia serían mejores soldados al no tener compromisos en el momento de ir a la guerra. El sacerdote Valentín consideró injusto el decreto dictado por el emperador, por lo que comenzó a celebrar en secreto los matrimonios de los jóvenes enamorados. La “rebeldía” del cura fue descubierta, por lo que se le encarceló y sentenció a ser decapitado el 14 de febrero, fecha retomada para celebrar a las parejas. 

Con motivo del Día de San Valentín, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), integró indicadores sobre la situación conyugal de la población y el registro de matrimonios y divorcios ocurridos en el país. Veamos algunas de las estadísticas más relevantes:

Matrimonio:


Divorcio:

Amor y Tecnología:


Si deseas conocer el reporte del INEGI completo, da clic aquí.